01 mayo 2011

DISCOS

ANNA CALVI. Anna Calvi.

Ha nacido una estrella.

Dicen que no hay que dejarse llevar por las apariencias: la portada de este disco es tan horrorosa que mata de entrada el picor de la curiosidad. Sin embargo el dicho es real: detrás se esconde una de las grandes revelaciones del año. A base de leer impresiones a uno le entra el hambre. Y no solo impresiones de calle, sino también las de doctores de la iglesia como Brian Eno. Él definió a Anna Calvi como lo mejor que ha existido desde Patti Smith. Tomo nota. Luego llega Nick Cave y la ficha como telonera para Grinderman; y lo que el australiano dice va a misa. Después se destapan sus colaboraciones con el sin igual Johnny Flynn y ya no hay escapatoria. Hay que darle una oportunidad. Descubrir su álbum de debú (tras su revisión del clásico “Jezebel”, retomándolo justo donde lo dejaba el gorrión Edith) ha sido descubrir otra supernova en el firmamento.

Excelente guitarrista y mejor cantante, la londinense ha entrado por la puerta grande en el club de los artistas con dominio registrado. Los simbólicos acordes a lo Ry Cooder de “Rider to The Sea” ya anuncian que esto se sale de lo común. Y en efecto, esta dama es un torbellino de carácter: su sonido bascula entre lo fiero y lo susurrante, lo barroco y lo minimalista, lo fulgurante y lo tenebroso. Un sonido que a menudo alcanza voluptuosidades new wave, también amparado por géneros clásicos como el country o el blues. Una mezcla fascinante y difícil de encasillar, casi en la onda de una de sus almas gemelas artísticas: PJ Harvey. Está claro que el camino para igualar a Polly es largo y sinuoso, pero entre ambas hay muchas similitudes aparte de una versatilidad asombrosa, una voz de quitar el hipo y una producción común (la de Robert Ellis): “No More Words”, “The Devil” y “I´ll Be Your Man” son tres muestras que lo corroboran. Tampoco son banales las comparaciones con la dama negra por antonomasia Siouxie Sioux, y así lo demuestran las excitantes “Suzanne and I” y “Blackout”. Y si Eno menta a Patti Smith como referente, “Desire” delata conexiones asombrosas con la madrina del rock y su mítico “People Have The Power”. Por cierto, el propio Brian Eno pone su voz al servicio de la prometedora principiante en esta canción y en “Suzanne and I”.

Con influencias variopintas y multidisciplinarias que van de Nina Simone al cine de David Lynch, Anna Calvi consigue crear un mundo paralelo con su propio decorado. Un espacio de sombras, polvo, terciopelo y carmín que pone los pelos de punta. Uno de los discos más apasionantes y pasmosos de 2011.

www.annacalvi.com

6 comentarios:

Carlos dijo...

Los comentarios leidos en rdl no la pusieron muy bien. Me fio de tu buena critica y me dispongo a meterme en su mundo con las interesantes influencias que mencionas. Saludos.

Mary dijo...

Hace ya un tiempo que tomé la decisión de no fiarme de la RDL: por hacerle caso me perdía cosas interesantísimas y gastaba el tiempo en basura de moda que no merecía la pena. Para gustos los colores, pero a mí esta mujer me ha cautivado. Espero que te guste. Saludos.

Mr. Naveen dijo...

Nice blog created by the blog owner its looking so attractive and have a quality to attract a visitor very easily. I like your post to its very effective and your blog template is according to your blog. Welding Curtain, Industrial PVC Strip Curtain

FEDE dijo...

Todos decimos lo mismo del RDL, pero después todos seguimos comprándolo. Por algo será ¿no?
Aunque todo sea dicho tampoco yo lo sigo a pies juntillas.

Mary dijo...

No, Fede, yo no la sigo comprando. Dejé de hacerlo a finales del año pasado. Eso no quita que compre alguna suelta, cuando vea en portada a alguien que merezca la pena. Pero mi fidelidad (de muchos, muchísimos años) a la RDL se esfumó.

Johnny Dibud dijo...

Me lo agencié hace poco. Tiene algunos temas sorprendentemente excelentes aunque hay otros que no me acabann o no me dicen nada. Y sí, como bien dices no hay que dejarse llevar por una portada tan cutre. Saludos.