26 abril 2012

DISCOS

JUSTIN TOWNES EARLE. Nothing´s Gonna Change The Way You Feel About Me Now.

Grandísimo hijo de su padre.

La actualidad dice que hay que hablar del último disco de este tipo. Pero yo es que quiero hablar de este y de otros. Por ejemplo, del colosal “Midnight At The Movies” (2009) y sus indescriptibles “What I Mean”, “The Killed John Henry”, “Can´t Hardly Wait”, “Poor Fool”, “Halfway to Jackson” y “Walk Out”. También de “Harlem River Blues” (2010) y su enloquecedor himno principal, come on everybody, cantemos todos: “Lord I´m going uptown to the Harlem River to drawn, dirty water gonna cover me over and I´m not gonna make a sound”. Discos magníficos que, por ser descubiertos a deshoras, se quedaron en el limbo de las cosas que no son novedad ni antigualla. Discos que dejaron bien clara la valía de un Justin Townes redimido por el poder de la música. Todos sus pecados serán perdonados mientras se dedique a hacer discos como estos, cazando de forma magistral el espíritu del sur, el mojo, el duende del Mississippi, la magia del soul y el aroma vintage.

Pero vale, hablemos del último, aunque la portada sea lo más espantoso visto en años. En él el hijo del venerable Steve decide plegar velas, huir del contraste extremo y concentrarse en su vena más soul. En “Nothing´s Gonna Change The Way You Feel About Me Now” (2012) abundan las melodías suaves y el eco de trompetas lejanas. Claro que siempre hay hueco para alguna que otra alegría, un buen lingotazo de R&B (“Baby´s Got A Bad Idea”, “Memphis In The Rain”, “Movin´ On”) o un sorbito de jazz con sordina (“Down On The Lower East Side”, otra para la lista Best NYC Songs). Sin embargo, este trabajo queda un pelín lejos de sus antecesores. Aquellos se apoyaban en los cimientos de la cultura popular americana, visitando las moradas de los más grandes de los géneros que marcaron el principio de todo lo que hoy conocemos. Este simplemente agrada, pero poco más, aunque su primer verso sea de lo más tierno y significativo: “I hear my father on the radio singing”. No es un paso en falso, solo un pequeño paso de puntillas después de varias zancadas dejando una huella suprema.

4 comentarios:

nikochan dijo...

Discazo del copón!!!

FEDE dijo...

Por fin he tenido tiempo de escucharlo con tranquilidad.
¡¡¡Tremendo!!! De los mejores discos de alt-country que he escuchado en los últimos años.

FEDE dijo...

En esta ocasión no estoy de acuerdo con tigo, me parece un disco fastuoso.

Mary dijo...

Yo no he dicho que sea malo. Pero es que lo comparo con los anteriores y por un pelo no logra alcanzarlos.