19 octubre 2008

CONCIERTOS

PAUL WELLER. Madrid. La Riviera. 18-10-2008.

La apisonadora mod.

Qué barbaridad lo de este hombre. Es para elogiar que, tras treinta años en el mundillo musical, uno todavía no haya perdido la inspiración, la ilusión, la fe y la alegría de tocar. Paul Weller es el paradigma de músico vocacional y en La Riviera quedó cristalino. Es padre del mod, maestro del rock, mercader de las islas británicas como jarro de esencias, pero ante todo, un ejemplo de entrega. Por no hablar de su gigantesco repertorio, del que no se podían escapar The Style Council, The Jam e incluso ¡The Beatles!.

La velada fue abierta por los curtidos Moke, quinteto de imagen y pose que sonó demoledor, pero al que le faltan canciones convincentes. Como buen inglés, Sir Paul (sí, coño, ¿por qué Elton sí y él no?) compareció con absoluta puntualidad y con la gran “Blink and You´ll Miss It”, avisando dejarse la piel desde el primer segundo. Fue un concierto para engrosar la enciclopedia del rock, que recordó a muchos ciertas cosas olvidadas. Por ejemplo, cómo exprimir el sonido auténtico de una guitarra (ese fenómeno con carilla de bueno llamado Steve Cradock las maneja de maravilla), cómo finiquitar un tema en explosión eléctrica, cómo insuflar energía a las baladas (“Empty Ring”, “You Do Something to Me”, “Picking Up Sticks”, momentos íntimos saludables con las manos en las teclas), cómo desarrollar una canción sin caer en el elitismo o el cansinismo (en “Porcelain Gods” lo hicieron de lujo) o cómo repescar un clásico vistiéndolo a la moda (“Wild Woods”).

He mencionado antes que no faltaron The Style Council y The Jam. La audiencia estaba llena de fetichistas (y de patilludos y de guiris), porque “Shout to the Top”, “That´s Entertainment” y “Town Called Malice” marcaron con diferencia la máxima temperatura en la sala. Y por cierto, las dos segundas confirmaron que la idea de Bruce Foxton y Rick Buckler de reflotar The Jam sin su cabeza pensante ha sido, sin duda, la gran aberración del año. También he dicho que estuvieron presentes los Beatles y no estoy borracha: una aparición bonus que pilló a la mayoría del personal rompiendo filas, con un “All You Need Is Love” de lo más simpático. Pero “rememberings” agradecidos aparte, el Modfather (odio la palabra, pero me sale sola) tiene un repertorio en solitario capaz de sacar los colores a todas esas ridículas bandas postulantes a orgullo de la Union Jack. Así, saboreando “Out of the Sinking”, “The Changingman”, “Peacock Suit” o “Whirpool´s End” me doy cuenta de que nací en la época equivocada, pues disfruto más con leyendas vivas que con noveles muertos.

Termino con las mismas sensaciones de la noche de autos, o sea, anoche: me supo a poco pero a gloria. Este será uno de los conciertos del año fijo.

www.paulweller.com

6 comentarios:

Rose dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Fue un conciertazo. Además de ser un tipo guapísimo, carismático y elegante, se deja la piel en cada actuación.
Siempre nos sabe a poco y espero que vuelva pronto.
Te queremos Paul, you are the best!

MGB dijo...

Tú lo has dicho, Rose: guapísimo, carismático y elegante. Faltaron "The eton rifles", "Wild blue yonder", "Friday street".. pero ¿qué más da?. Una gran lección la suya.

modgeneration dijo...

Un gran concierto, pero es que la discografía del Sr. Weller no da para menos. Y como dices, una lección de entrega y energía. También "los fetichistas" le agradecemos que de vez en cuando no regalé alguna de las canciones de los jam y de style council. Y hasta de los beatles. Un genio

Anónimo dijo...

Tienes razón faltaron muchas,pero es que es imposible elegir, todas son buenas y hay tantas...
Me faltó decir que además fuma muy bien,me encanta!!!

Anónimo dijo...

Vuelve pronto!!!
All I wanna do is be with you...

Rous dijo...

Que pena haberme perdido ese concert!!!