10 noviembre 2012

CONCIERTOS

CALEXICO + BLIND PILOT. Madrid. Teatro Kapital. 9-11-2012.
 
Precintados recintos varios para la celebración de eventos en Madrid, yo votaría sin duda para que también clausuraran el Teatro Kapital. Incómodo y con una acústica inexplicablemente mala (y camareras que intentan timarte), no fue precisamente el mejor lugar para que Calexico retornaran a su querida España. Eso sí, lo llenaron, aunque quizá un pelín demasiado más de lo humanamente soportable. Y digo yo que los de Tucson estarían bien. Digo yo, porque de todos ellos vi a pocos y mira que son; solo a Joey Burns durante más de la mitad del show, por el escaso hueco entre el cabezón de uno y el brazo del otro. Lo cual no es poco, ya que Pepe Sonrisas sigue tan carismático, feliz y amoroso como siempre. Me chivan y veo haciendo malabarismos cervicales que hay bajista y teclista nuevos, que Volker Zander y Paul Niehaus ya no están. Pero cuando empieza esa grandiosa “Epic”, con el riff de guitarra que me lleva matando la semana entera, siento ganas de taparme los oídos. Debería ser pecado que una banda como ésta, tan llena de efectivos y detalles, pudiera sonar mal. Pues sí. Mal no, fatal. A continuación, “Across The Wire” me hace empezar a sospechar que mi gozo de nuevo en un pozo, que no veré a la banda de country and western, la banda de rock sureño o la banda de jazz, sino que volveremos, amigos, a ver a la banda de la verbena de las fiestas de San Roque.
 
Pues así es y no tiene solución. Cuando vienen a España se crecen y no se les escapa ni una. Ni una de las populacheras vaya. Qué van a hacer, si la gente se vuelve tontita al son de “Roka”, “Inspiración”, “Victor Jara´s Hands” o “Corona”. Pero yo quisiera que algún día se cansaran de “Across The Wire”, “Minas de Cobre”, “Crystal Frontier” o el “Güero-Desaparecido”, o se dieran cuenta de que  Alone Again Or” no es suya sino de Love. Y no estaría mal que algún día cogieran (por ejemplo) “Sonic Wind”, “Ballad of Cable Hogue”, “Fade”, “The Ride Pt. 2”, “All Systems Red”, “The News About William”, “Red Blooms” o “Man Made Lake” y las pusieran en el lugar de otras, de todas las anteriormente dichas. O que, rizando el rizo, se atrevieran con cosas como “Old Man Waltz”, “Pepita” o “Crumble”. Aunque tampoco estaría mal que hicieran un Calexico performing Feast of Wire” (2003), porque es cuando suenan “Sunken Waltz” o “Black Heart” cuando me vengo arriba y se me ponen los pelillos como escarpias. En fin, los sueños, sueños son. Y Calexico, Calexico son. Vistos una vez, vistos todas. Eso sí, vuelvo a decir lo mismo de otras veces: véndales los ojos y átales una mano a la espalda, que seguirán tocando como los ángeles. Esto me lleva a acordarme del gran maestro Convertino, que supongo que estaría, aunque allí no sonaba su batería, sino más bien una lata. Verle no le vi ni el pelo. Y esto es lo que más me jode de toda la velada con diferencia.
 

2 comentarios:

nikochan dijo...

Lo de la elección de salas es de traca, las bandas se tendrían que plantar y exigir lugares mejores. Por ejemplo, si vienes Barcelona y eres por ejemplo Lambchop, Sam Beam o Bon Iver no puedes tocar en Sidecar o en Bikini. Primero porque la acústica es penosa y segundo porque no cabe un alfiler, es incómodo y venden más entradas de las debidas. En eso, pasen los accidentes que pasen, no aprenden. Calexico merecen sitios mejores, porque hay grupos que deberían tocas en un sitio concreto o no tocar por mal que me pese.

Fede Sánchez dijo...

Pues eso, que de pena lo de Kapital, aunque tampoco las otras opciones en Madrid son para tirar cohetes.
No se si esperar a otra ocasión para ver a Bat For Lashes.